De ruta por la campiña inglesa

img_20190615_105955-016475025245897557797.jpeg

La campiña inglesa, a todos nos suena este nombre, pero ni lo ubicamos, ni sabemos cómo es, ni qué hay, aparte de verde y casas monas, ¿no?

Es lo que tiene Instagram, que saltando de una foto a otra, de repente llegas a una que te llama la atención por lo “cuqui” que es el sitio donde la chica se está haciendo la foto. Y empiezas a investigar y a tirar del hilo, y así es como llegué a “conocer” el pueblecito de cuento de Castle Combe.

img_20190614_110310-01-013126188536276787601.jpeg

Así empezamos a tener algo más localizada la famosa campiña inglesa a la que mi madre siempre había querido ir, o como realmente se llama esta zona: The Cotswolds. Seguramente nos siga sin sonar, pero, ¿a que las ciudades de Bristol, Bath y Oxford ya nos son algo más familiares? Pues esta pequeña zona de casitas y flores se encuentra entre estas 3 ciudades algo más conocidas.

Volamos a Bristol directas desde Madrid un jueves por la noche, hicimos noche a las afueras de Bristol y el viernes comenzamos a recorrer esta maravilla de paraje.

img_20190614_103048-01-015233115480605808899.jpeg

Dividimos la ruta por los Cotswolds en dos días y medio para ver los 14 pueblecitos que más nos gustaron mientras organizábamos el viaje: el viernes vimos Castle Combe, Lacock, Tetbury, Painswick, Winchcombe, el sábado recorrimos Snowshill, Broadway, Chipping Campden, Stow on the Wold, Upper Slaughter, Lower Slaughter y para el domingo dejamos Bourton on the Water, Burford y Bibury.

img_20190616_130808-01-016959794918203723842.jpeg

Algunos me habéis preguntado si no son demasiados pueblos para tan pocos días. Tened en cuenta que son pueblos muy pequeñitos, algunos de apenas dos calles, así que en un hora como muchísimo ya habéis visto el pueblo, con sus paradas técnicas para hacer las miles de fotos que querréis hacer, porque os lo aseguro, en este viaje tooooodo es fotografiable: cada esquina, cada verja, cada fachada, cada jardín…

instasize_190620135830-012390224194545879154.jpeg

Antes del viaje, tiré de Tripadvisor para ver qué paradas gastronómicas podríamos hacer. Como muchos sabréis, por desgracia, Inglaterra no es que sea un destino para deleitar a nuestro paladar, pero he de deciros que algunas paradas estuvieron realmente bien (bendito Tripadvisor eso sí). Una de ellas fue desayunar en unos viejos establos en Castle Combe (The Old Stables). Lo tenían remodelado, era una monada de sitio y nos pedimos un trocito de tarta/bizcocho de limón que fue de las más ricas que he probado nunca. Otra parada la hicimos para comer en un pub típico inglés, monísimo decorado, cada mesa de una madera diferente, y cada silla de su padre y de su madre, con velas, unos cojines ideas… y si ya encima la comida es buena… un 10. Se llamaba The old Fleence, y nos pillaba de camino en la ruta entre dos de los pueblecitos.

img_20190615_133134-011292465349259146682.jpeg

Uno de los momentos mágicos del viaje nos lo regalaron estando en el bed and breakfast (Sunny Nest) donde nos alojamos (menudo desayuno inglés rico, por cierto). Estábamos mi madre y yo descansando en nuestra habitación que daba a un pequeño jardincito y un prado, y de repente vimos cómo dos caballos se acercaron a la valla de nuestra casa y se ponían a corretear. No dábamos crédito del momentazo que estábamos disfrutando: leyendo desde la cama y viendo como dos caballos jugueteaban a nuestro lado. Así sí, disfrutando con las pequeñas cosas.

img_20190615_132813-01-01-012069949839596653874.jpeg

De eso van nuestros viajes, de disfrutar con todo lo que vamos viendo y descubriendo. Por ejemplo, las carreteras en este viaje nos han dejado con la boca abierta: todo verde alrededor, cunetas de ensueño, florecillas por todas partes, los árboles creaban túneles por donde pasábamos, una auténtica maravilla, así daba gusto conducir, aunque fuera por la izquierda y por carreteras tan estrechas.

img_20190615_162833-01-015579952654008562682.jpeg

Además, estos viajes también nos sirven para inspirarnos para Mimosas. En este caso, hemos cogido ideas de arreglos florales que tenían en las iglesias de los pueblos que hemos visitado, y hemos aprendido nombres de flores que nos han chiflado y no conocíamos antes.

img_20190614_111903-01-011663853520495172655.jpeg

Como podéis ver en las fotos es un lugar de cuento, parece anclado en 1800, y por eso muchas series y películas se han rodado aquí, como Harry Potter, Downton Abbey, Orgullo y prejuicio, etc. Así que id con los ojos bien abiertos por si os suena alguna casa de haberla visto a través de la pantalla.

Los días después del viaje, mi madre y yo nos deleitamos viendo las fotos del viaje, flipando por haber podido disfrutar de un lugar tan bonito, sin gastarnos mucho dinero y teniéndolo bastante a mano. Ahora ya estamos organizando el siguiente, que esperemos nos sorprenda y nos deje tan buen sabor de boca como lo ha hecho la campiña inglesa.

img_20190615_171529-01-014040319096473764891.jpeg

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s